Entradas populares

miércoles, 21 de marzo de 2012

Equinoccio de primavera 2012, el primer verdor y un nuevo estado de conciencia.

Frente al mar, el Tata Cuyut agradece a la tierra su generosidad y pide que siempre nos traiga sus bendiciones: agua, cosechas y un equilibrio para nuestro pueblo, un nuevo estado de conciencia para el mundo. Originario de Izalco, Carlos Cuyut (de coyote en náhuat, su animal protector) es el sacerdote de esa comunidad indígena y celebró junto a sus hermanos la ceremonia del fuego sagrado. El 20 de marzo, cientos de pesonas presenciamos esta celebración que algunos podrían ver sólo con curiosidad, otros la vimos con respeto y emoción, pues es una de las últimas expresiones vivas de una cosmovisión que reúne la sabiduría y creencias de nuestros antepasados y signos de la cosmovisión occidental luego de la colonia. Se celebraba el equinoccio de primavera.


Como parte de una actividad cultural desarrollada en el puerto de La Libertad, tuve la oportunidad de apreciar algo que por mucho tiempo deseé. No sólo fui un expectador. Al final, Tata Cuyut me invitó junto a otras personas de entre los presentes, a pedir con él por lo que yo quisiera en mi corazón. Fue una experiencia inolvidable.


Como hace siglos nuestros antepasados, al sonar de las caracolas, sonajas y tambores, dan la bienvenida a la primavera (prima= primer, vera= verdor). El equinoccio de primavera sucede normalmente entre el 20 y 21 de marzo. Un equinoccio es el momento en el que el centro del Sol se sincroniza, compartiendo planos exactos, con el ecuador terrestre, es decir, los dos polos de la Tierra se encuentran a igual distancia del Sol. (Etimológicamente el término equinoccio deriva del latín,  aequus (igual) y nox (noche), aludiendo a una relativa igualdad entre el día y la noche.







Este miembro de la comunidad izalqueña inciensa el altar en preparación de la ceremonia del fuego sagrado.

 

Todos los elementos del altar son naturales, tierra, agua, jocotes, fuego... Se agradece por los frutos de la tierra y se pide el favor divino para que siempre florezca la tierra en este ciclo que se renueva año con año.



La danza es parte de este solemne ceremonial y quienes rodean el altar al son del tambor, lucen atuendos indígenas.



Los movimientos muestran gran vitalidad y crean una atmósfera solemne y alegre.


 

El cuerpo se convierte en un instrumento, como si lleva dentro la música de la naturaleza. Estas sonajas atadas en los tobillos así lo muestran.








Tata Cuyut, con cantos y rezos (a veces en castellano, a veces en náhuat) pide perdón por el agravio del ser humano hoy en día con la naturaleza, por el consumismo que la amenaza y destruye.

 


Postrado sobre la tierra pide que siempre nos bendiga con sus frutos.








Estos miembros de la comunidad izalqueña podrían ser vistos como simples coreógrafos; sin embargo, participan con la misma convicción del sacerdote. Es parte de su cultura, sus creencias...












Nuestros hermanos indígenas nos recordaron que la interpretación mediática y global sobre la cosmovisión maya ante el 2012 no se trata del fin del mundo ni ninguna visión apocalíptica. Se trata, dijeron, de el cierre de un ciclo para iniciar otro, donde tenemos la oportunidad de purificarnos, equilibrarnos y llegar a un mayor estado de conciencia que traiga la paz y la armonía.



 

Queda latente en mi memoria y en el corazón, haber conocido a estos dignos miembros de la sociedad salvadoreña, que han luchado por subsistir a la marginación y hasta la persecusión (cerca de 30 mil fueron masacrados en 1932 bajo el régimen del dictador Martínez). Desde entonces aún esperan un verdadero lugar, el que se merecen como lo más auténtico que nos va quedando del ser salvadoreños.


2 comentarios:

Enorme ! Edificante y profundo!
Gracias Mario, de verdad que gran valor!
Queramos asumir o no, es nuestra identidad, lamentablenete para nada considerarda, sin embargo cuando logramos entender el nexo, como que nustra existencia tiene un sentido mas profundo, mas solemne!

Bien dicho Alexander; tus palabras ponen contenido a esta sencilla publicación porque, de alguna manera, se convierte en una convocatoria ancestral y nos reúne como pueblo. Saludos hasta el otro lado del mundo!

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More