Entradas populares

martes, 18 de diciembre de 2012

Playa El Espino, Usulután: Pedazo de belleza natural.


(18/12/2012).
“La playa de El Espino es muy hermosa, pedazo de belleza natural. Al son de güiro y de palmera gozarán, existe ambiente sin igual…"
Así cantaba Edgar Trejo del grupo musical Los Apaches, de Usulután, hace más de 40 años. Recuerdo que El Espino fue siempre el lugar natural de nuestras vacaciones familiares en mi infancia. Claro; estaba en aquel entonces a sólo una hora "y pico" de camino, pues su calle era rústica (la que transitábamos entre polvo y calor en la camioneta Datsun de mi papá y, años después, en el panel verde Volkswagen, que se hizo leyenda) .
Actualmente, la calle hacia El Espino está pavimentada, bastan 40 minutos desde la ciudad de Usulután y a 2 horas y 15 minutos de la capital, San Salvador. Era nuestro destino preferido, donde aprendí a conocer el mar y sus encantos; un lugar digno de anécdotas de exquisitez bucólica, típicas de novelas de la talla de Tieta do Agreste (Jorge Amado) o Cien años de Soledad (Gabriel García Márquez). Se llega desde la carretera El Litoral donde se encuentra el desvío. Ahí no encontrará los grandes hoteles ni infraestructura cinco estrellas, pero sí hay hoteles pequeños y lugares de estar muy agradables y, sobre todo, la playa y su gente son su mejor riqueza.



Es parte de la Bahía de Jiquilisco, que acoge varios esteros, playas y dos puertos (Puerto Parada y Puerto El Triunfo).

La playa El Espino, como toda la bahía, realmente es un lugar paradisíaco. Modestia aparte, es la mejor playa del país, si se mira más que desde el criterio subjetivo de usuluteco, por que tiene una extensión de 11 km. Ininterrumpidos de playa, de arena volcánica (negra) y además, una característica que la hace única: es muy pareja, es decir no es una playa inclinada en la que fácilmente te verás arrastrado por las olas y a unos metros ya estás con el agua hasta el cuello. Por el contrario, puedes estar a 10 metros adentro, desde la orilla de la playa y el agua te llegará hasta las rodillas, como mucho.
A unos kilómetros antes de llegar a la playa, ya se divisa la bahía de Jiquilisco y un extremo (el poniente) de El Espino.
  


 Por otra parte, la playa está delimitada por dos bocanas (la Bocanita al oriente y la Chepona al poniente). Estas forman un paisaje sin igual cuando baja la marea, dejando pequeñas pozas donde puedes recostarte arropado por las tibias aguas.

Durante la guerra (entre 1980 y 1990), la zona de Jucuarán fue zona de combate, por lo que la playa quedó casi aislada, y el turismo fue prácticamente nulo, no hubo desarrollo hotelero y muchas propiedades quedaron abandonadas. Algunas fueron arrastradas por el mar. Una vez que la guerra terminó El Espino volvió a ser visitado por los veraneantes.







De alguna forma, este “receso turístico” protegió la playa de las construcciones, y a mi parecer, esto fue afortunado, dado que la playa ha ido perdiendo terreno por el avance de las mareas. Las construcciones o barreras que la gente hace, no son ni serán suficientes para contener el vaivén del oleaje. En los últimos 30 años la playa ha cedido al mar  unos 50 metros (y esto seguirá sucediendo). Muchas propiedades han desaparecido, arrastradas por las olas. En 2011, durante la tormenta E12 este fenómeno se intensificó.

Actualmente la playa sigue siendo amenazada por la erosión eólica (la arena es barrida por el viento) y los oleajes, que han ido llegando cada vez más adentro, dragando terreno y derribando construcciones y árboles. Esto es porque la vegetación de lugares como esta playa, parte de un sistema natural más grande que es la bahía, fue sustituida por árboles de coco, que no son naturales del lugar (aunque el típico paisaje así nos lo haga pensar); por el contrario, los cocoteros son presa fácil de las olas y son arrastrados junto a las construcciones.













La playa El Espino es un tesoro natural del país. Acoge mucha vida y es un recurso que también sostiene la vida y economía de miles de familias, como en toda la bahía. Depende de nosotros, que sepamos encontrar el equilibrio entre disfrutarla, explotar razonablemente sus recursos y respetar su dinámica de vida.










9 comentarios:

Una belleza!!! Tengo que ir a Arcos del Espino, espero no perderme en el camino....

¡Qué bien Ramiro, no creo que te pierdas!, Como dice Ismael Serrano: "Todos saben que las aves migratorias, siempre encuentran el camino de regreso".... Saludos hasta Santa Ana!

Que lindo! me encanta tu blog y toda la belleza de nuestro país que muestras en el.
Abrazos.

Gracias Mayela, por tus palabras. Esa es parte de la finalidad de este humilde blog, dar a conocer otras facetas de nuestro país, la riqueza de su naturaleza y también la grandeza de nuestra gente.

trejo nuestro pais veo que siendo el mas chiquito de centro america no hay nadita que envidiar a guatemala,nicarahua,honduras y costa rica tenemos todo en cortas distancia porque ir a dejar nuestros dollares a otros paises si es mas cerca y conoces tus leyes y ademas deveriamos de consumir lo nestro turismo casero y asi progresariamos mas y dando mas trabajo a nuestras gentes trejo deja que la gente tenga un pedacito de su tierra y bellezas naturale de tus fotos

Gracias por tu comentario. Esa es la intención, que las imágenes vuelen por el mundo mostrando la riqueza de nuestra tierra. Saludos!

indudablemente mi país es hermoso como se dice "la mejor esencia esta en lo chiquito" y mi país es chiquito pero con mucha riqueza natural, histórica y cultural... I like it.

Hola... aun esta activo este blog? Quisiera viajas a playa El Espino

Sí, Tony. Sigue activo. Si quieres algún tipo de ayuda, puedes escribir a nuestro correo ddmles@gmail.com o en nuestra página de Facebook. "El Salvador desde milente".

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More