Entradas populares

sábado, 14 de enero de 2012

El Salvador: Paisaje en miniatura

La mirada siempre está inquieta. Durante el día puedo fotografiar miles de escenas en mi mente, objetos vivos o inanimados, situaciones, personas, detalles. A veces tengo la fortuna de capturarlos con mi cámara ycasi eternizarlos. Es algo que disfruto al máximo; que me relaja, que me recuerda que lo mejor de la vida está en lo sencillo y esto, a veces demasiado pequeño, es enormemente hermoso. Basta observar y saber admirar.



Comparto algunas fotografías sobre ese sorprendente mundo en miniatura, aquí, en El Salvador!!!



Este mini crustáceo de un centímetro de largo, se mimetiza con la textura de la arena de la playa.
Para ello, cuenta con esas manchas que copian muy bien la textura de su entorno. Se puede tener enfrente y no ser visto, a menos que se mueva.



Una abeja se da su festín al amanecer, en una flor de galán de noche que pronto se cerrará.



Cuétano es un nombre común dado a estas orugas de color verde y con capacidad urticante.
Viéndola en detalle es muy linda.



El secreto de las nervaduras de una hoja.



Pequeño cangrejo de río, ocultándose entre un diminuto bosque de musgo.




Este moscardón da unas fracciones de segundo para capturarlo en vuelo, el cual detiene para
continuar oscilando en un mismo lugar.







Pétalo de veranera rosada, a la luz del sol con una sombra como fondo.




La vida cuelga de un hilo, pero sigue impresionándonos.

No soy experto en fotografía. Me califico como un novato pero curioso, travieso y experimentador. En esta entrada expongo algunos “aprendizajes” que he tenido al tratar de captar pequeños objetos.

Macro. Es la fotografía en la que el objeto y la imagen captada tienen el mismo tamaño, es decir en una relación de 1:1.; o bien que la imagen puede llegar a ser 10 veces mayor que el objeto, es decir en una relación de 1:10. También se conoce como fotografía de aproximación.

Las cámaras digitales nos dan ahora muchas posibilidades de lograr esos “acercamientos” tan sorprendentes. Precisa ajustarla en la función “macro”, normalmente representado por el icono de una flor (y el cual debe estar en algún lugar de ajuste de la cámara). El procedimiento es sencillo: Enfoque el objeto que desea fotografiar lo más cerca que le permita la cámara (esta distancia varía según el modelo y características) este acercamiento se logra tanto con el movimiento de sus manos, como con el uso del zoom de la cámara, que suele ser apropiado usarlo para fotos macro (OJO: cuanto más se usa el zoom, más se debe sostener la cámara con fijeza, pues esta es más sensible al movimiento del objeto o de la mano y pueden obtenerse fotos “movidas”). Luego, asegurar el enfoque presionando el botón de disparo hasta a la mitad (algunas cámaras muestran en la pantalla LCD unos puntos verdes o rojos que indican si hay enfoque o no, y además podrían emitir un sonido). Lo importante es observar con mucha claridad el objeto y con seguridad el resto (fondo) queda desenfocado. Cuando consideramos que el enfoque es correcto, hay que terminar de presionar el botón de disparo hasta que se tome la foto. Aún en este último instante, conviene sostener con fijeza la cámara. Con una cámara sencilla, por ejemplo, logré captar con detalle este chapulín en cafetales en el departamento de Santa Ana.



Con cámaras profesionales las posibilidades son muchas y posibilita ajustar el enfoque a la cercanía del objeto y la cantidad de luz. Con la práctica, se va logrando manejar la técnica, el encuadre y otros aspectos que nos dejan después disfrutar del maravilloso mundo de lo pequeño. Incluso existen lentes (los cuales se pueden intercambiar en cámaras profesionales), que son especiales para macrofotografías. Los detalles que se pueden obtener con ellos son impresionantes (obviamente, no cuento aún con uno).





Aunque había visto muchas veces a los saltamontes, esta foto dejó en evidencia sus detalles
(mandíbulas, ojos, antenas...)



Los delicados estambres de una flor "siete cueros".



La savia de una hoja de huerta se derrama lentamente.


Detalle del ala de una mariposa "malaquita" (Siproeta stelenes)


Este efecto fue posible al hecho de que la araña construyó su tela entre el ramaje
de las plantas del jardín. La luz que se filtraba entre el follaje, dio paso a ese efecto de luz que la rodea. Ahi, jugué con el encuadre, el enfoque, la velocidad, la abertura...

Algo que influye mucho en el resultado es la luz. Puede fotografiarse el mismo objeto con la misma cámara, pero si cambia la luz, entonces también cambiarán el detalle, los colores, el fondo que puede hacer resaltar o no el objeto deseado. Por ejemplo, el pétalo de flor de veranera que aparece antes, muestra el detalle de sus nervaduras y su textura gracias a que fue manipulada ubicándola para que le diera directamente el sol matutino de tal modo que diera sobre ella la suficiente luz, pero además poniéndola con un trasfondo oscuro donde apenas había luz. Esto permitió el efecto que vemos. Cosa diferente habría sido fotografiarla al aire libre teniendo como fondo un área iluminada, incluido el fondo.



Este efecto sobre la tela de araña me lo permitió la forma en que el sol del amanecer daba sobre la misma. En otro momento del día no se podía captar del mismo modo. Incluso, la telaraña era casi imposible de ver. Todo dependía de la intensidad de la luz y del ángulo con que daba el sol.












Detalle de mariposa Malaquita.



Crisálida de mariposa.







Detalle flor de nenúfar.
















4 comentarios:

Algo nuevo he aprendido... ¡Gracias, como siempre!

Gracias Mario, aprendo siempre de ti. Eso del soom me sucede siempre me salen borrosas y ya se cual es la razon, yo crei que se desfiguraba la foto por hacer el soom. Lindas fotos desde tu lente

Seguro tú me has enseñado mucho. Gracias por eso! Sé que ambos disfrutamos de la belleza que esconden los pequeños detalles.

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More